Conmovedor: las ciclistas argentinas que hicieron historia en Río de Janeiro

Mariela Delgado y Micaela Barroso sobresalieron en el Mundial Adaptado de Brasil. La primera, que nació con una discapacidad en un brazo, ganó dos medallas de bronce; la segunda aceptó ser la guía de una compañera no vidente y formó la primera dupla en la historia argentina.

Este fin de semana, dos ejemplos argentinos sucedieron en el Mundial Adaptado de Pista. Lo de Mariela Delgado fue una ratificación al talento, personalidad y espíritu de esta mujer misionera que nació con una discapacidad en su brazo derecho (trastorno de plexo braquial) pero, lejos de ponerlo como excusa, se esforzó el doble y encontró en el ciclismo una forma de triunfar en la vida. En Brasil confirmó que es una de las mejores del mundo en su categoría (C5) al ganar dos medallas de bronce en Scratch y Velocidad (500 metros). Pero hubo más.

Micaela Barroso, una de las joyas del ciclismo nacional (21 años), tuvo premio a su decisión de correr en tándem con una chica no vidente. La oriunda de San Vicente aceptó hacer dupla con Florencia Sánchez y así ambas conformaron el primer dúo de la historia nacional en competir en un Mundial. Terminaron novenas en Persecución. “Me dejó mucho más la experiencia humana, de compartir el día a día con Flor, que cualquier otra cosa”, emociona Mica.

Mica, Flor (no vidente) y Mariela llevan los valores del Shimano Ladies Power a la Selección.

Nada parece ser casualidad en esta historia. Y menos que Delgado y Barroso sean integrantes del Weber Shimano Ladies Power, el mejor equipo femenino de Latinoamérica que apuesta a mucho más que a lograr resultados.

“Fue una gran alegría lo que pasó en Río. Porque nosotros mantenemos el equipo con mucho esfuerzo y trabajamos para que pasen estas cosas”, explica Nicolás Muszkat, creador y mentor del equipo. “Ser la guía de una chica no vidente fue una experiencia especial, que me dejó mucho. Más en lo humano que en lo deportivo. Convivir con ella me dio fuerzas para la vida. Aprendí mucho de cómo llevarla adelante cotidianamente sin tener algo que para todos es primordial”,reflexiona Barroso.

“Dedicó estas medallas al equipo, que en su momento apostó por mí sin dudarlos”, resalta Delgado, cuya lesión nerviosa le genera una restricción de la fuerza pero no le impide competir con las mejores. De hecho, lo hizo en ciclismo convencional hasta 2013, cuando se pasó al Adaptado.

Delgado en el segundo podio. Comenzó a pedalear recién a los 21 y ya es una de las mejores del mundo en su categoría de discapacidad

En Río representaron al país pero también al Shimano Ladies Power y sus valores. “Pertenecer me hace sentir orgullosa. Pero no sólo porque me eligieron a mí sino por su apuesta y mensaje. Que haya una organización, dentro de un ambiente tan machista, que ayude a que las mujeres podamos potenciarnos es algo que valoro mucho. Gracias al Ladies el ciclismo femenino ha crecido mucho en el país. No sólo nos ayuda a quienes estamos en el equipo sino que también dio esperanzas a otras de que se puede… Antes muchas dejaban porque si no te convocaba la Selección, no tenías donde seguir y ahora, con este equipo, tenés el paso previo a poder ser profesional”, razona con madurez.

“Soy una agradecida de poder pertenecer a un equipo que apuesta por el desarrollo de la mujer y permite la inclusión. Es lo que más valoro”, valora Mariela, quien recién se subió a una bici a los 21 y en el 2014, a los 27, ya había logrado dos oros en los Panamericanos de Toronto.

Barroso, con diez años menos, va en busca de los éxitos de Delgado. Hoy, mientras hace la transición de Junior a Elite (adultos), intenta ratificar las expectativas creadas.

Mica, además de competir en los campeonatos argentinos de ruta y pista en este 2018, comenzará a desandar su ilusión olímpica cuando desde el 26 de mayo compita en los Juegos Odesur en el comienzo del ciclo clasificatorio para Tokio .

El ejemplo de ambas, además, se ve fuera de la pista. Mariela estudió cinco años y se recibió de Licenciada en Turismo, otra de sus pasiones. Mica, como pasa con Cristina Greve, otra integrante del Ladies Power, arrancó hace poco a cursar Licenciatura en Nutrición en la Universidad de Lanús.

“Yo hoy no puedo vivir del ciclismo y no sé qué pasara en el futuro. No pienso descuidarlo, porque se viene un año con muchos desafíos, será más que nada una cuestión de organizar mis tiempos. Por surte en el equipo tenemos un ejemplo de que se puede. Cristina, además de ciclista, estudia una carrera y es madre. Es mi referente”, agrega quien se entrena de día y cursa de noche. Ella, como Delgado, también es ejemplo, a su manera.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*