Una mujer debe restituir sus hijas a su ex condenado por abuso

Victoria Camuyrano debe restituir sus hijas de 9 y 10 años a su ex pareja, quien reside en Estados Unidos, tras un fallo de ese país. La justicia argentina lo condenó por abusar de la mayor de las nenas.

Camuyrano, de doble nacionalidad argentina y estadounidense, comenzó a salir con el puertorriqueño Antonio Quintana en el 2000, cuando ambos vivían en Estados Unidos y, tiempo después, se casaron. Mientras residían en el estado de Virginia, Quintana se quedó sin trabajo y partió a Malasia por una oferta laboral. Fue en un viaje de visita de Camuyrano y sus hijas a Malasia, cuando tuvo un primer indicio que la hizo sospechar.

“Mi hija mayor se le subía encima a mi hija más chica cuando estaba boca abajo y apoyaba su pelvis contra la cola de su hermana y hacia movimientos sexuales sincronizados”, contó al diario La Nación. En ese momento enfrentó al padre, pero él, que nunca negó el hecho, “siempre le echaba la culpa a alguien más”.

Sin embargo, la confirmación llegó. En noviembre de 2009, Camuyrano decidió asentarse junto a sus hijas de manera definitiva en la Argentina. Quintana, persistía en Malasia. “Un mes más tarde Quintana se vino a Buenos Aires por haber perdido su trabajo en Malasia”. Fue en ese lapso en que Quintana estuvo en Buenos Aires, cuando la abuela de las nenas descubrió el abuso. La nena tenía tres años.

“El 4 de enero de 2010 mi mamá lo pesca a la madrugada metido en la cama de mi hija mayor teniendo sexo con ella. Él niega todo, se va a un hotel, se queda unos días más ahí, siempre desmintiendo todo y se termina yendo a Estados Unidos”, relató.

En un principio, Camuyrano se acercó a la oficina de violencia familiar ubicada en la calle Lavalle, y le recomendaron no hacer la denuncia aún para no revictimizar a su hija, por eso tardó varios meses en radicarla. “Al momento hay una causa civil y otra penal. La penal, por el abuso sexual, se inicia medio año más tarde y primera instancia lo encontró culpable. Él apela a la cámara de Casación y mandan a que sigan investigando”.

Mientras tanto, Quintana denunció a la madre de sus hijas en Estados Unidos por “rapto” y solicitó la restitución de las mismas. Pero Camuyrano adujo que jamás le llegó una notificación de dicha denuncia.

“En octubre de 2016 me entero que mis hijas tenían que volver. La procuración de la Corte (Suprema de Justicia de la Nación) se niega a que devuelvan a las chicas por el tema del abuso sexual y a pesar de todo la Corte menciona eso y dice que vuelvan igual. Dice que ‘por el convenio de La Haya, EE.UU. pide una restitución’”.

Este lunes deberá viajar a Estados Unidos junto a sus dos hijas. Sale poco después del mediodía. “Las chicas van a viajar conmigo, nunca las voy a dejar solas aunque vaya presa porque tengo orden de captura”, dijo.

“Mi preocupación es que va a volver a abusar de mis hijas y tienen ya 9 y 10 años, son muy chicas para defenderse solas. No hay un tema de tenencia acá, eso es un tema por añadidura, o si fuese un padre normal es un tema de adultos pero esto no lo es, esto es un tema de pedofilia pura y ya fue encontrado culpable”.

Camuyrano afirmó que espera un milagro “porque justicia parece que no hay”. A Estados Unidos parte sin abogado escoltada por Interpol, la policía Federal y Metropolitana, una tutora del Juzgado Civil Nº 7 y personal de la embajada norteamericana.

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*